¿Cómo leer una ETIQUETA de lavarropas eléctricos?


Clickeá en cada pregunta para mayor información

Esta etiqueta califica la eficiencia y la eficacia mediante un sistema comparativo que se compone de siete clases de eficiencia identificadas por las letras A, B, C, D, E, F y G, donde la letra A se le adjudica a los lavarropas eléctricos más eficientes y la G a los menos eficientes. Cabe señalar que por resolución de la ex Secretaría de Energía para comercializar lavarropas es necesario que los productos tengan una clase de eficiencia energética “B” o superior.
Asimismo, con la finalidad de que el consumidor pueda realizar una comparación más detallada entre un modelo de lavarropas y otro, la Norma está siendo estudiada para incorporar en un futuro las clases A+, A++ y A+++, tal como ya se encuentran en las etiquetas de refrigeradores y lámparas.  
Tal como lo indica la Norma IRAM 2141-3 que establece esta etiqueta, debe ser fácilmente legible y adherirse en la parte externa del lavarropas, ya sea en la parte frontal o en la parte superior de manera que en ningún caso quede oculta.

Información detallada de la etiqueta de EE de lavarropas eléctricos

  • La marca comercial del proveedor
  • La identificación del modelo del aparato
  • El país de origen en que fue fabricado
  • La clase de eficiencia energética
  • El consumo de energía expresado en kilowatt hora por ciclo de lavado de algodón. Así, por ejemplo, si este valor fuera de 3 kWh  y el lavarropas es utilizado 50 veces en el bimestre, es posible calcular que de la factura de electricidad 150 kWh corresponderán al uso de este artefacto. De todas maneras, tal como figura en la etiqueta, el consumo real depende de las condiciones de utilización del aparato (según el programa de lavado que se elija, la temperatura del agua, la velocidad y eficacia del centrifugado, etc.)
  • La clase de eficacia de lavado, que indica cuán satisfactoriamente remueve las manchas sobre prendas de algodón, en una escala que va desde la A hasta la G.
  • La clase de eficacia del centrifugado, es decir, cuán secas deja las prendas de algodón luego del lavado, también en una escala que va desde la A hasta la G.
  • La velocidad máxima de centrifugado alcanzado en un ciclo de lavado de algodón en revoluciones por minuto (rpm).
  • La capacidad en kilogramos de algodón por lavado.
  • El consumo de agua en litros por cada lavado.
  • El ruido durante el lavado y el centrifugado. Cabe aclarar que estos dos valores aún no se ven expresados en las etiquetas ya que se están estudiando los estándares a tener en cuenta para su cálculo.
  • Norma IRAM 2141-3 que establece esta etiqueta.
  • La resolución de la ex Secretaría de Industria, Comercio y Minería Nº 319/99 que hace obligatorio el etiquetado en lavarropas eléctricos.
  • El sello de conformidad del organismo de certificación que garantiza que los valores que figuran en la etiqueta son los correctos.
  • El número de certificado emitido por el organismo de certificación.