El concepto de eficiencia energética consiste en lograr un menor consumo de energía frente a una misma prestación lo cual redunda, a su vez, en un monto menor a abonar en la factura de electricidad. Cuanta mayor eficiencia energética tenga un producto mayor también será el ahorro en el consumo de energía para cada usuario.

¿Cuál es el rol de IRAM?


IRAM es el organismo responsable de la elaboración de las normas técnicas que rigen el etiquetado de eficiencia energética y, al mismo tiempo, como organismo de certificación, garantiza al consumidor que los productos eléctricos que llevan su sello ofrecen confiabilidad.
Asimismo, IRAM participa activamente en los procesos que posibilitan el cumplimiento con las regulaciones vigentes en este aspecto y se encuentra alineado a un contexto internacional tendiente a promover el uso racional de la energía y el cuidado del medio ambiente.

Obligatoriedad de la etiqueta

En nuestro país desde el año 1999 la ex Secretaría de Industria, Comercio y Minería estableció por medio de la resolución Nº 319/99 la obligatoriedad de la etiqueta de eficiencia energética (EEE) en artefactos eléctricos de uso doméstico: heladeras, lavarropas eléctricos, aires acondicionados y artefactos de iluminación. A su vez, determinó que estos productos deben ir acompañados por una ficha informativa que amplíe los puntos de la etiqueta.
Asimismo, la ex Secretaría de Energía ha resuelto que los productos deben ofrecer un valor mínimo de eficiencia energética. Por debajo de esos niveles, está prohibida su comercialización.
Para aires acondicionados la clase mínima para refrigeración es de tipo A y para calefacción de tipo C. En tanto, para lavarropas eléctricos la clase de eficiencia más baja puede ser de tipo B. Aquellos que obtengan una clasificación tipo C no podrán circular en el mercado. En el caso de refrigeradores y freezers es necesario que los productos tengan una clase de eficiencia energética “B” o superior.